Mamás fuertes, valientes y resilientes

Ser mamá es uno de los trabajos más difíciles, cansados, y quizá hasta estresantes, pero también de los que te llenan de más aprendizajes, ser mamá es ser valiente, fuerte y resiliente.

Hoy quiero honrar a tres mamás que poseen estas virtudes, y que son las tres palabras que me definen, esto lo descubrí en una clase de personal branding con Caroline Leach de quien puedes aprender más de autoconocimiento y marca personal.

Empezaré por mi mamá quien ha sido mi role model, la recuerdo con una energía inagotable, mi primer recuerdo de vida es con ella en una bicicleta, me iba a dejar al kinder, siempre la vi trabajando y haciendo tareas del hogar, quien la conoció siempre la recuerda como una mujer con una fortaleza inigualable, nunca paraba, siempre activa y tratando de salir adelante con sus cuatro hijos.

«El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo « -Nelson Mandela-

Sin duda una genia conquistadora del miedo, ella fue valiente hasta su último día de vida, vivió a lado de su familia política carente de amor y de quien recibió un mil groserías a las que ella siempre respondió con amor. No tuvo los mejores trabajos pero eran su opción para podernos cuidar y darnos lo que necesitabamos en ese momento, vivió con una enfermedad crónica y a pesar de eso la afrontó con valentía pues nunca falto a su trabajo.

Resiliencia es la capacidad de afrontar situaciones adversas, sin duda la vida de mi mamá estuvo llena de adversidades y es el mejor ejemplo de que cualquier situación la puedes afrontar desde el amor, siempre vió cualquier situación anteponiendo el amor.

La segunda mamá es mi hermana mayor, convertirse en madre ha sido el mejor cambio positivo en su vida, soltera por decisión y convicción, su fortaleza es incomparable, nada la detiene ni la detendrá por el amor a su hija, es evidente que lo heredó de mi mamá. Es de valientes afrontar las preguntas más difíciles de un hijo/hija a una madre soltera. Haber sufrido situaciones de mucho dolor y que probablemente no comprendes por qué te pasan, pero seguir con esa motivación no cualquiera.

Por último la mujer de la que he aprendido más de fortaleza y valentía pero sobre todo de fe y amor, es de mi prima, creo que no hay noticia más dolorosa que el que te enteres que has perdido a un hijo/hija, esta noticia la recibió dos veces, su pequeña de apenas un año, y afortunadamente las mismas dos veces recibió el milagro de Dios de devolverle la vida a su pequeña. Vivir día a día como ella dice, vivir con la esperanza de que haya una cura para la enfermedad de su pequeña, vivir con la fe en Dios, pero sobre todo vivir todos los días al 1000% dándolo todo por sus dos hijos, siendo paciente y amorosa, y agradeciendo un día más, más toda la chamba que implica un trabajo de mamá al 5x, es de una mamá valiente, fuerte y resiliente.

Gracias por inspirarme Chani, Aglahé y Abi, gracias por ser unas madres ejemplos a seguir, gracias por recordarme todos los días que no debo rendirme, que sí tengo un día complicado con mis hijas soy bendecida.

¡Feliz día a todas las madres!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.